3 jul. 2020

Reseña: Recuerdos prestados

Ficha técnica


  • Título: Recuerdos prestados
  • Autora: Cecelia Ahern
  • Editorial: B de Bolsillo
  • Páginas: 384
  • Encuadernación: Tapa dura
  • Precio: 6,00€
  • ISBN: 8498723744
  • Año de edición: 2010
Joyce Conway recuerda cosas que no debería. Conoce bien las callejuelas adoquinadas de París, ciudad que jamás ha visitado. Todas las noches sueña con una niña rubia cuya identidad ignora.
Justin Hitchcock se ha divorciado y está solo e inquieto. Llega a Dublín para impartir un seminario sobre arte y conoce a una atractiva médica que lo convence de que done sangre. Es lo primero que sale del corazón de Justin en mucho tiempo.
Cuando Joyce abandona el hospital después de un terrible accidente, con su vida y su matrimonio hechos pedazos, se muda a la casa de su anciano padre. Entretanto, la abruma una intensa sensación de déjà vu sin que logre entender por qué...

Opinión personal


Un día, Joyce despierta en una habitación de hospital y quiere creer que todo lo que ha ocurrido es una pesadilla. Acaba de perder a su bebé, ese que anhelaba tanto y que esperaba que salvase su matrimonio, tras caerse por las escaleras de su casa. Ahora lo único que desea es alejarse de su antiguo hogar, ese que le recuerda la gran pérdida que ha sufrido, por lo que decide ponerlo en venta y separarse de su esposo, ese al que ya no ama y con el que ya no tiene sentido seguir.

Por si fuera poco, Joyce ha adquirido unos conocimientos que antes no poseía sobre arte y sabe hablar perfectamente idiomas como el latín y el italiano. Además, desde que despertó, no ha dejado de tener recuerdos sobre una niña rubia a la que ha ido viendo crecer. ¿No es de lo más extraño?

Justin acaba de separarse de su mujer, la cual ha decidido mudarse a Londres con su hija, así que no le ha quedado otra opción que irse a vivir cerca de ellas. En Dublín lo han contratado para que imparta algunos seminarios sobre arte y será allí mismo donde conozca a Sarah, una médica que lo convence para que done sangre a pesar de su miedo a las agujas. Justin espera que, al menos, la persona que reciba su sangre se lo agradezca con una serie de regalos. Pero, ¿puede encontrar un paciente a su donante?

Hace unos años leí Posdata:te quiero de esta misma autora y me maravilló, tanto por su historia como por la prosa tan bonita que poseía. En ese sentido, no pude evitar tener unas altas expectativas al comenzar Recuerdos prestados, unas expectativas que fueron menguando hasta transformarse en decepción. Porque Recuerdos prestados me ha parecido un libro aburrido, sin una trama interesante y que te incitase a descubrir qué sería lo que ocurriría a continuación. Porque, por si fuera poco, se sabe desde principio cuál es ese misterio que rodea a los protagonistas, algo demasiado obvio y que se deja entrever en cada capítulo, a pesar de que la autora no llega a desvelarlo hasta casi llegados al final. Debido a esto, pensé en más de una ocasión en abandonarlo, pero en mi interior guardaba la esperanza de que mejorase. Algo que, por desgracia, no ocurrió.

Lo único que ha salvado este libro ha sido el señor Conway, padre de la protagonista. Este personaje le ha dado la vida que le faltaba y me ha sacado sonrisas en más de una ocasión. Es un hombre que, a pesar de sus 75 años, es risueño, bromista, sincero (lo que le ha acarreado algún que otro problema), pero también sensible, inocente, nostálgico y familiar. Me ha encantado la relación que mantenía con Joyce, su hija, a la cual nunca dejará de ver como su niña. Aunque, debido a su edad, ya no puede protegerla y es ella la que deberá cuidarlo a él en algunas ocasiones. De verdad, me ha parecido increíble lo bien definido que estaba Conway y cómo se reflejaba en él la realidad de muchas personas mayores: el miedo a quedarse solos, el hecho de no haber viajado nunca y no conocer otras culturas, la preocupación por sus hijos y desear que les vaya bien en la vida, etc. Recalco que me ha encantado acompañar a este personaje, el cual está presente en toda la historia, en esta aventura de locuras y viajes improvisados. Sin duda, lo extrañaré mucho.

Joyce, por otro lado, no es un personaje que haya odiado pero su actitud me ha parecido incoherente en muchas ocasiones. Tanto su obsesión por ese desconocido como su reacción tras haber perdido a su bebé, al cual solo menciona en un par de ocasiones y luego se olvida de él para centrarse en Justin. Además, el dolor que decía sentir no me transmitía nada y no pude comprenderla, me faltó más sentimiento.

En cuanto a Justin, no he logrado conectar con él y me ha parecido un hombre mujeriego, egocéntrico y poco comprensivo. Es un personaje que, a pesar de la importancia que tiene en la historia, me ha parecido algo secundario. Además, su relación con Joyce, si es que se puede hablar de relación, es un tira y afloja y no se llegan a encontrar hasta el último capítulo (literal). Eso me desesperaba porque coincidían en algún sitio pero, cuando ambos iban a hablar, uno de los dos desaparecía y así constantemente, lo que ha hecho que la “relación” surja tan de repente, prácticamente sin conocerse, que me parezca surrealista.

Recuerdos prestados, más que un libro de romance, guarda en su interior una historia sobre la relación paterno-filial y sobre la importancia de no olvidarnos de nuestros padres, esos que siempre estarán ahí cuando nos caigamos y que nos ayudarán a levantarnos y a seguir adelante. 

Respecto al final, además de abierto, me ha parecido incoherente por lo comentado anteriormente. Todo ocurre demasiado rápido y no se le dan respuestas a temas muy importantes sobre los que gira la trama. En ese sentido, me ha parecido bonito pero forzado e incompleto.

En conclusión, Recuerdos prestados es una novela sobre la que esperaba mucho pero que acabó convirtiéndose en una historia aburrida y sin una trama interesante. Lo único que la ha salvado ha sido uno de sus personajes, Conway, el cual consigue sacar al lector una sonrisa en más de una ocasión y logra hacer que se le coja cariño y quieras seguir acompañándolo en este viaje. 
Es en momentos difíciles como estos cuando las personas ven claro, aunque los demás las observan con preocupación y procuran convencerlas de que no puede ser así. Si la mente está cansada es precisamente porque carga con todas sus nuevas ideas. Cuando aquellos que superan sus problemas y al llegar al otro lado de súbito abrazan sus nuevas creencias sin reservas, los demás los contemplan con cinismo. ¿Por qué? Porque cuando tienes problemas buscas respuestas con más ahínco que quienes no los tienen, y son estas respuestas las que te ayudan a seguir adelante.


Puntuación


Cecelia Ahern

Antes de comenzar su carrera como escritora, obtuvo su Licenciatura en Periodismo y Medios de Comunicación en el Griffith College de Dublín. En 2004 publicó su primera novela Postdata: Te amo, que fue best-seller en Irlanda, Reino Unido, Estados Unidos, Alemania y Holanda, y se vendió en más de cuarenta países. El libro se convirtió en una película dirigida por Richard LaGravenese, que se estrenó en EE.UU. el 21 de diciembre de 2007.​
Su segundo libro, Donde termina el arco iris la cual también llegó a número uno en Irlanda y Reino Unido, y ganó el Premio alemán CORINE en 2005. En 2014 se convirtió en película bajo el título Love, Rosie.
Ha contribuido a obras benéficas con los libros de cuentos como Las niñas son irlandesesVuelta en la Ciudad y Ladies' Night. Es cocreadora, junto con Donald Todd, y productora de la comedia de ABC Samantha Who?

29 jun. 2020

Reseña: En la calle mayor

Ficha técnica


  • Título: En la calle mayor
  • Autora: Virginia Gil Rodríguez
  • Editorial: Autopublicado
  • Páginas: 126
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Precio: 9,36
  • ISBN: 1523831855
  • Año de edición: 2016
May ve como su padre, un escritor frustrado, desaparece ante sus propios ojos en circunstancias misteriosas. Desde ese momento, su vida cambia. Su madre, con la que la relación es silenciosa, aumenta las horas de trabajo en el hospital, y ella tiene que ocuparse de Leo, su hermano pequeño. May deja de hablar con todo el mundo salvo con Leo. Poco a poco olvida las horas compartidas de lectura en las rodillas de su padre, y empieza a comunicarse con él a través de su diario, sin obtener respuesta explícita. Una tarde, su madre descubre un libro en el escaparate de la librería de la Calle Mayor y una fuerza desconocida le invita a adentrarse en la tienda. El libro habla de ángeles, de la magia de la vida. El libro es una invitación a utilizar esa magia para transformarse. Pero no todo ocurrirá de la manera esperada. Porque la vida nos tiene reservado exactamente lo que necesitamos y no lo que creemos necesitar. O eso es al menos lo que dicen el zapatero y la librera, los dos sabios espirituales de la Calle Mayor.

Opinión personal

May no ha vuelto a ser la misma desde que su padre fue absorbido por un gran agujero rojo. No habla. No tiene relación con su madre. Y todos creen que mienten cuando cuenta qué le sucedió a su progenitor. Su único refugio son los libros, donde puede vivir todo tipo de historias y evadirse de la realidad. Sin embargo, un día llega a su vida uno que lo cambiará todo. Se titula Pon un ángel a trabajar y gracias a él aprenderá que, a veces, los deseos se cumplen. Aunque no siempre sea de la forma que imaginas.


Al igual que La pintura de la voz (reseña), este relato se caracteriza por ser cortito, ligero y dar que pensar. La diferencia es que En la Calle Mayor está narrado desde un punto de vista más inocente y puro, puesto que seguimos la historia de una niña que acaba de perder a su padre y no entiende qué ocurrió. Este relato, además, no se ha centrado solamente en dos personajes, sino que a lo largo de la historia iremos conociendo a todos los vecinos que componen la Calle Mayor, con sus peculiaridades y sus deseos más profundos.

En la Calle Mayor nos muestra, a través de varias perspectivas y personajes, dos estilos de vida completamente diferentes: el de aquellos que se conforman con lo poco que tienen, y el de los que por mucho que tengan, siempre querrán más. En cuanto a este último grupo, seremos testigos de lo infelices que pueden llegar a ser las personas que, teniendo un estilo de vida que no les complace, prefieren esperar a que un día, por arte de magia, puedan tener todo lo que desean sin necesidad de esforzarse y olvidando lo que ya poseen: una familia, amor, amistades... Este tema me ha hecho reflexionar sobre lo mucho que podemos llegar a descuidar nuestras relaciones por soñar con todo aquello que no podemos tener.

Otro aspecto que me ha gustado mucho de este relato, como amante de los libros que soy, es la pasión que desprende por la lectura. En la Calle Mayor nos habla de los libros que nos descubren, que nos llaman a leerlos. Y de la importancia de no leer por obligación. En esta historia, la lectura es un bote salvavidas que te impulsa a seguir hacia adelante y conseguir lo que quieres.

En cuanto a la estructura, los capítulos son cortos, de unas dos páginas, y están ordenados de la A a la Z. Gracias a esto, y a que el libro en sí no es muy largo, se lee en un santiamén. También hay que sumarle, además, que la prosa de la autora es una maravilla, puesto que es bonita, poética, sencilla y logra transmitir todo el amor que siente por la escritura y por las historias que crea. Ha sido un placer leerla nuevamente.

Respecto a los personajes, me ha encantado que se le diera una historia a cada uno porque los he sentido más reales. Aunque, sin duda, me quedo con la de May y sus padres. Me ha transmitido mucha dulzura la conexión que tenía la niña con su progenitor y lo diferente que era esta relación de la que tenía con su madre, la cual se tornaba fría y distante. No obstante, a lo largo del libro, todos irán evolucionando y nosotros los acompañaremos en ese camino.

El final, como ya me ocurrió con La pintura de la voz, me dejó con ganas de más, ya que es un desenlace abierto y, en lo personal, me habría gustado que se aclarasen ciertas cuestiones y conocer más a algunos personajes, aunque creo que tiene segunda parte. Así que, quitando ese aspecto negativo, lo he disfrutado y me ha encantado acompañar en esta aventura a May y sus vecinos.

En definitiva, En la Calle Mayor es un relato corto que te enseñará la importancia de valorar lo que tienes y a cambiar todo aquello que te hace infeliz. Con unos personajes muy dulces y característicos y una narración sencilla y poética. Sin duda, es un libro que recomiendo a los amantes de los libros.
-No te puedo ayudar porque no me gusta hacer trampa, y menos con ángeles.
-¿Hacer trampa?
-May, la vida nos da lo que necesitamos. Nos puede gustar más o menos, pero eso ya solo depende de nosotros, de cómo nos tomemos las cosas. A la vida, a los ángeles no hay que pedirles nada. Ellos ya nos lo dan todo.

Puntuación


Virginia Gil Rodríguez

Probablemente nací llena de palabras. He tardado casi 40 años en mostrarlas. Escribo desde que tengo uso de razón pero creo que fueron unos pequeños ángeles los que irrumpieron en mi vida para trastocarla por completo y darle un verdadero sentido. En proceso de cambio continuo, pero con las palabras y la ilusión como compañeras, En la Calle Mayor es mi primer libro juvenil de fantasía. Si quieres estar al tanto de lo que voy escribiendo, puedes hacerlo en: www.virginiagilrodriguez.com.

24 jun. 2020

Reseña: El laboratorio de las almas

Ficha técnica


  • Título: El laboratorio de las almas
  • Autor: F. R. Tallis
  • Editorial: Espasa
  • Páginas: 344
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Precio: 5,95
  • ISBN: 9781987709629
  • Año de edición: 2012
París, 1872. La medicina es ya una ciencia moderna y lucha por deshacerse de supersticiones.

El joven y prometedor doctor Paul Clément, entusiasmado con sus experimentos con el sistema nervioso, utiliza la electricidad para resucitar a pacientes fallecidos. En su ambición por ir más allá, y obsesionado por entender la relación entre cuerpo y alma, Clément decide experimentar sobre sí mismo, pero esta decisión cambiará su vida para siempre.

Medicina, ocultismo y amor imposible se mezclan en este thriller en la tradición de Frankenstein y con la ambientación de El perfume.

Opinión personal


París, 1872. Paul Clément, un médico brillante, ha descubierto que la electricidad puede hacer que algunos de sus pacientes fallecidos regresen a la vida. Las pocas personas en las que ha funcionado este experimento dicen haber visto durante su muerte cómo intentan reanimar sus cuerpos mientras una luz los llama al final de un túnel. Sin embargo, poco después de hablar de estas vivencias, esta gente acaba falleciendo o entrando en coma a consecuencia de los daños sufridos. Lleno de curiosidad, Paul, que no se rinde e insiste en averiguar qué hay después de la muerte, se presta a morir y ser revivido. Lo que no sabe es que, a diferencia de sus pacientes, su alma viajará al inframundo y lo que traerá de vuelta consigo llenará su existencia de sufrimiento, muerte y desgracia.

Cuando comencé El laboratorio de las almas, no sabía qué historia iba a encontrarme en su interior debido a que la sinopsis no revela casi nada de su contenido. Aunque la referencia de la electricidad usada para revivir pacientes me recordó a Frankenstein, una de mis obras favoritas, y eso hizo que me llamase muchísimo la atención. Sin embargo, lo que he encontrado entre sus páginas ha sido una trama grotesca a la par que filosófica, con toques de ocultismo y magia negra y una lucha entre ciencia y religión. Este contenido tan complejo, sumado a otros elementos que mencionaré a lo largo de la reseña, hizo que se me hiciera una lectura muy densa y difícil de leer. Sin duda, es una novela que no recomiendo si te apetece desconectar después de un largo día de trabajo.

El hecho de que sea una lectura compleja no quita que también me haya resultado interesante y curiosa. El autor hace una gran labor de documentación e introduce en su obra personajes reales y notables del mundo de la ciencia, así como del ocultismo. Nunca había leído nada relacionado con esto último y me ha sorprendido lo bien explicados que estaban temas como el exorcismo. Tallis logra describirlos tan perfectamente que es imposible que el lector no sienta asco y terror. Estos sucesos me han recordado mucho a la mítica obra de El exorcista, por lo que, si sois admiradores de ella, os recomiendo este libro.

Esta novela, además, nos sumerge de lleno en la historia de la catedral gótica de Notre-Dame. Cuenta las veces que fue incendiada y reconstruida, la simbología de sus estatuas y la relación que ha tenido a lo largo de su existencia con sectas, así como la creencia imperante en dicha época de que debajo de la misma existía un portal que conectaba el mundo de los vivos con el infierno.

Otro aspecto que toca El laboratorio de las almas es el límite de Dios, un Dios que, a pesar de ser omnisciente, deja que las almas de los pobres desgraciados vayan a parar a un lugar tan desagradable como el infierno. Un infierno al que el protagonista, Paul, consigue bajar y ser testigo de lo cruel, grotesco y sangriento que es. De hecho, estaba tan perfectamente descrito que me dio verdadero respeto pensar que podría existir un lugar así. Además, los acontecimientos que se daban allí eran dignos para tener pesadillas. Así que, si eres un lector sensible, esta historia no es para ti.
Este libro también aborda el tema de religión VS ciencia, las cuales no tienen por qué ser incompatibles. Los médicos pueden creen en la primera para explicar cosas que el cerebro del ser humano no es capaz de abarcar debido a los límites del mismo.

El laboratorio de las almas está dividido en tres partes (condenación, posesión y redención) y estructurado en 26 capítulos. Cada uno de ellos comienza con una fecha y están narrados en primera persona por Paul, el médico. En ellos iremos viendo cómo se va desarrollando su personaje y cómo va siendo víctima de tantas desgracias por haber jugado a ser Dios. En ese sentido, me ha recordado un poco a Víctor Frankenstein, quien, como sabréis los que hayáis leído el libro, se acaba convirtiendo en una persona temerosa, solitaria y atormentada. Lo mismo ocurre con el protagonista.
En cuanto a la prosa de F. R. Tallis, decir que, aunque detallada y elegante, es demasiado compleja y esto, sumado a los capítulos tan largos, hacía que la novela se me hiciese interminable. Aunque debo decir a su favor que el libro te transporta a la perfección a la época, transmite cada olor que habita en las calles de París y consigue provocar tanto terror como asco en determinadas situaciones. Así que el problema quizás no fuera su lenguaje, sino el tema tan filosófico que trata la obra.

Respecto a los personajes, he tenido problemas con los nombres. Y es que aparecen tantos y tienen nombres franceses tan complejos, que al segundo se me olvidaban o los confundía, lo que me ha dificultado la lectura. Además, quitando eso, no he llegado a tener una conexión especial con ninguno, ya que el punto fuerte de este libro es más la trama que los personajes. No obstante, mencionar que la evolución del protagonista es notable y el lector siente en todo momento su desesperación, su agobio, sus ganas de poner fin a todo, su tristeza y su miedo.

El final, después de todo lo que ocurre a lo largo de la novela, me lo esperaba agridulce. Pero no ha sido así, al contrario. Aun así, es un desenlace bonito que responde a todas las preguntas del lector al mismo tiempo que deja rienda suelta a la imaginación.

En definitiva, El laboratorio de las almas es una novela oscura, misteriosa, filosófica y terrorífica que me ha parecido interesante pero que no he llegado a disfrutar del todo debido al ritmo tan pausado y a los temas tan complejos que poseía. Sin embargo, me ha gustado adentrarme en las calles del París del S.XIX y descubrir de la mano de Paul, el médico protagonista, los secretos más perturbadores de Notre-Dame.
-Cuando los hombres venerables obran milagros, se convierten en santos. ¿Y qué es un milagro, sino un acto antinatural? ¡La Iglesia siempre ha recompensado la vulneración de las leyes naturales!

Puntuación


F. R. Tallis




Frank Tallis es autor y psicólogo clínico, cuya área de especialización es el trastorno obsesivo compulsivo. Es autor de novelas policiales, incluida la colección de novelas conocidas como Liebermann Papers, por las cuales ha recibido varios premios, es ensayista y, bajo el nombre de F.R.

16 jun. 2020

Reseña: La pintura de la voz

Ficha técnica


  • Título: La pintura de la voz
  • Autora: Virginia Gil Rodríguez
  • Editorial: Autopublicado
  • Páginas: 136
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Precio: 10,40
  • ISBN: 9781987709629
  • Año de edición: 2018
¿Has pensado alguna vez lo que ocurriría si dejásemos de escribir a mano? 

Si en un libro las letras son imprescindibles, en esta historia cobran un protagonismo especial. Hay letras que corretean, letras que conversan, letras en apariencia sin alma y letras que solo piden ser abrazadas. Hay también una escritora perdida entre prisas y pantallas y una abuela en un pueblo detenido en el tiempo. La pintura de la voz evoca el poder de la escritura manuscrita, la importancia del contacto personal, el amor incondicional entre una nieta y su abuela. La pintura de la voz nos invita a recordar de dónde venimos para saber hacia dónde vamos; a rememorar que ningún lugar está lejos.

Opinión personal

En un futuro no muy lejano, las palabras manuscritas han sido reemplazadas por las digitales. Todo el mundo tiene prisa y no conciben otra forma de comunicarse que no sea a través de las pantallas. Ya no hay tiempo para escribir una palabra correctamente: con sus vocales, sus mayúsculas y sus minúsculas. Las personas las acortan para no perder más segundos de los necesarios. Debido a esto, la nueva Presidenta Mundial proclama el estado de alarma y decreta que, a partir de ese momento, la población deberá aprender a escribir como antiguamente: a lápiz y papel.

La protagonista, una escritora de éxito, no puede creer lo que está oyendo. A pesar de trabajar con las letras, no recuerda cómo era escribir a mano. Es por eso que, en un momento de desesperación, acude al pueblo de su abuela, Hilario, un lugar donde no han llegado las tecnologías. Allí, esta escritora recordará, a través de las historias y el cariño de su abuela, cómo era vivir sin prisas y apartada de las pantallas y los mensajes instantáneos.

La pintura de la voz es un relato que llegó a mí gracias a su autora, Virginia Gil Rodríguez, a la cual le doy las gracias desde aquí por haber depositado su confianza en mí. Sin duda, ha sido un libro que me ha sorprendido para bien y me ha transmitido mucha ternura, pasión y cariño. A pesar de su historia tan sencilla, Virginia Gil consigue hacer una crítica de la sociedad actual, una sociedad que se mueve controlada por la prisa, la avaricia y donde predomina las tecnologías. En un mundo donde el trabajo no nos deja mucho tiempo, podemos saber cómo están nuestras personas más queridas a través de mensajes que no ocupan más de un segundo y sin necesidad de quedar con ellas. Pero son mensajes llenos de faltas de ortografía, descuidados y donde intentamos ahorrar el mayor tiempo posible. Y es ahí donde reside el problema.

El mensaje que intenta transmitirnos La pintura de la voz es que no debemos abandonar nunca nuestros orígenes. Debemos adaptarnos a la sociedad actual, pero hay que seguir dedicando un pequeño espacio de nuestro tiempo a seguir manteniendo contacto real con nuestros seres queridos y a hacer cosas tan sencillas  y tradicionales como escribir a mano, algo que se ha perdido pero que, en una época en la que no existían las redes sociales ni los móviles, era sumamente importante para expresar nuestros sentimientos, así como para comunicarnos.

Narrado en forma de cuento, La pintura de la voz se divide en dos historias. Por una parte, nos encontramos a la escritora y a su abuela. Aquí vamos viendo cómo el trabajo en la ciudad ha ido absorbiendo a nuestra protagonista y ha dejado de hacer cosas tan importantes como ver a su abuela, a la que hace dos años que no visita a pesar de tener una buena relación con ella. Me ha encantado ver cómo, a pesar de llevar mucho tiempo sin verse, la abuela hace como si nada y la sigue tratando como siempre, como su niña querida. Ha sido la típica relación abuela-nieta donde la primera cuenta historias muy significativas y entrañables a la vez que no para de ofrecerle comida. En este caso, chocolate caliente hecho de manera tradicional. Me ha parecido una relación muy real y dulce y me ha enseñado que, por muchas cosas que tengamos que hacer, nunca hay que dejar olvidados a nuestros mayores, porque el tiempo pasa y vamos perdiendo la oportunidad de pasar más momentos junto a ellos.
En la segunda historia, nos encontramos con Osane, Ode y Olek, tres personajes que nos enseñarán la importancia de la escritura manuscrita y nos contarán la historia del pueblo donde habita la abuela, Hilario. A través de ellos, descubriremos lo magníficas y esenciales que son las palabras y lo mucho que pueden llegar a transmitir. Y también el peligro que pueden suponer las palabras digitales y el uso que hacemos de las mismas.

La voz de la pintura cuenta con quince capítulos muy cortitos y narrados con un estilo sencillo, bonito y poético, lo que hace que se lea muy rápido. Y, en cuanto al final, me ha dejado con ganas de saber más de estos personajes tan entrañables, pero, quitando eso, ha estado a la altura y lo he disfrutado, como toda la historia. Sin duda, pienso leer más relatos de esta autora. De hecho, tengo otro pendiente que pienso leer muy pronto para traeros la reseña por aquí.

En definitiva, La voz de la pintura es un relato cortito narrado en forma de cuento y con una crítica a la sociedad actual que te hará reflexionar. Con unos personajes muy dulces y entrañables con los que nos sentiremos identificados y que nos recordarán lo importante que es pasar tiempo con nuestros mayores, así como escribir a mano y dejar a un lado las prisas.
-Lo siento -murmuró Olek.
-¡No digas lo siento!
La reacción de Ode le sorprendió.
-Sentirlo no sirve de nada -aseveró la niña seria, sin dejar que Olek respondiera-. ¿Sabes lo que sirve?
-No -respondió sorprendido.
-Sirve preguntar si estoy bien. Sirve saber si puedes hacer algo por mí. Eso es lo que sirve.

Puntuación

12 jun. 2020

Reseña: Amor en verso

Ficha técnica


  • Título: Amor en verso
  • Autora: Colleen Hoover
  • Editorial: Planeta
  • Páginas: 296
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Precio: 5,65€
  • ISBN: 9788408134619
  •  Año de edición: 2015
Una rima no tiene que ser perfecta para conectar dos corazones.

Sin haber superado aún el duro golpe que supuso la muerte de su padre, Layken y su hermano Kel deben mudarse a Michigan, donde su madre ha encontrado trabajo como enfermera. Nada más llegar, Layken congenia con el vecino de enfrente, Will. Entre los dos surge algo especial, que no son capaces de poner en palabras…todavía. Tras una primera cita, Lake ve Michigan con otros ojos y está dispuesta a darle una oportunidad, pero cuando empiezan las clases en el nuevo instituto descubre que Will es su profesor de poesía…

¿Preferirías no enamorarte jamás, o enamorarte de alguien a quien no puedes tener?

Opinión personal


Tan solo siete meses después de la muerte de su padre, Layken se ve obligada a abandonar el que había sido su hogar hasta los dieciocho años y mudarse a Michigan junto a su hermano y su madre. Sin embargo, lo que en un principio parece tan horrible, se convertirá pronto en lo que siempre había deseado.
En su nueva casa sentirá, por primera vez, lo que es estar enamorada. Su vecino, Will, es atractivo, comparte gustos musicales con ella y le descubre una nueva forma de expresar sus sentimientos: la poesía. Lo que Layken no espera es que ese chico tan joven sea profesor, SU profesor. Eso significa que una relación amorosa entre ambos está totalmente prohibida. Pero, ¿podrán resistirse el uno al otro? O, ¿caerán de forma inevitable en la tentación?

Antes de leer Amor en verso había conocido a la autora a través de Hopeless, un libro impactante que a día de hoy sigo recordando con cariño (reseña aquí). A partir de ese momento quedé maravillada con su prosa y el realismo que aportaba a sus personajes, así que cuando vi este libro hace un par de semanas a 5,65 en Amazon, no pude resistirme a comprarlo. Sin embargo, Amor en verso es la primera novela que publicó Collen Hoover y se nota. Se nota mucho. Debido a ello, pensé que no iba a disfrutarlo lo suficiente porque no le veía nada de especial durante los primeros capítulos. Era la típica historia de insta-love, algo que soporto hasta cierto punto, y esta me estaba pareciendo demasiado surrealista. La sorpresa vino cuando, al llegar a mitad de la trama, se produce un giro de los acontecimientos y deja de ser una novela de romance para convertirse en una de aceptación, dolor y superación. Fue algo que, sin duda, no me esperaba y que me hizo reflexionar mucho sobre la vida y cómo decidimos vivirla.

Amor en verso intenta transmitirnos a lo largo de sus páginas que la pérdida de un ser querido es difícil de superar, pero debemos aprender a vivir con ella. La vida sigue adelante y es imposible saber cuándo llegará a su fin, por lo que debemos reír, disfrutar y aprovechar cada segundo con las personas que queremos mientras les recordamos lo importantes que son. Porque la vida es dura, difícil, pero nunca hay que dejar que nos tumbe con sus golpes. De hecho, en el libro aparecen muchas bromas sobre temas muy duros y serios, algo que me resultaba chocante pero que escondía un mensaje, y es que hay que tratar los puñetazos de la vida con humor. Porque siempre habrá otras personas que nos necesiten.

La novela está estructurada en 21 capítulos más el epílogo, todos narrados en primera persona por Layken, lo que le aporta más profundidad y realismo a su personaje. La prosa de Hoover, además, sigue pareciéndome maravillosa, eso es algo que no ha cambiado. Con una pluma sencilla y detallada, logra meternos a la perfección en la historia y dejarnos constantemente con ganas de más. Esto, sumado a los poemas que va introduciendo a lo largo del libro, hace que su lectura sea muy llevadera. Cabe añadir que estos versos que he mencionado son preciosos y realistas, lo que a veces resultaba tan impactante como inolvidable, puesto que transmiten perfectamente los sentimientos de los que los recitan.

Los personajes, en general, me han gustado y he conseguido conectar con ellos, aunque con algunos más que con otros. Además, he visto evolución en la protagonista, Layken, quien pasa de ser una persona egoísta y caprichosa a aceptar que no es la única que sufre y que debe pensar también en las personas que la rodean. Aunque el comienzo de su relación con Will deja mucho que desear, puesto que, como he dicho anteriormente, surge de inmediato y comienza a desarrollarse de forma muy rápida para luego convertirse en un "quiero pero no puedo" y quedarse pausada durante el resto de la historia.
En cambio, la amistad de Kel, el hermano de Layken, con Coulder, el hermano de Will, me ha parecido muy tierna y bonita. Me ha encantado ver cómo se apoyaban el uno en el otro y se tenían siempre en sus planes. Además, me ha sorprendido la fortaleza que poseían para salir adelante a pesar de todo lo que les había ocurrido a su corta edad. Sin duda, ha sido un placer acompañarlos y ver el mundo desde sus ojos, llenos de positividad y curiosidad.
Otros personajes que me han gustado mucho han sido Eddie, amiga de Layken, y su madre. La primera me ha parecido una chica muy divertida y sincera que no ha tenido una vida perfecta pero transmite alegría allá a donde va. Y la madre de la protagonista es una mujer fuerte, comprensiva y muy valiente. Ambas se han ganado mi cariño.

El final, por su parte, deja todo muy bien explicado y, dentro de lo que cabe, era lo que esperaba. Es un desenlace entre feliz y triste que, sin duda, te saca alguna que otra lagrimilla y te deja con ganas de seguir acompañando a Layken y Will en su vida. Pero, sin duda, ha sido el mejor final que podría haber tenido. Lo he disfrutado y me ha parecido adecuado y bonito. 

En conclusión, Amor en verso es una novela romántica que no te dejará indiferente. Como es habitual en este género, posee algún que otro cliché típico pero, conforme va avanzando la historia, te vas dando cuenta de que el trasfondo de la historia es otro. Y que la trama gira en torno a la aceptación, la superación y el deber de seguir adelante tras la pérdida de un ser querido. Además, posee unos personajes muy entrañables y variados, por lo que no podrás evitar cogerle cariños a algunos de ellos. Sin duda, es un libro que recomiendo a los amantes de este género.

>>Me situé junto al camión y me limité a mirarla. Tenía los ojos más tristes del mundo. Yo quería saber en qué pensaba, qué le pasaba por la cabeza y por qué estaba tan apesadumbrada. ¡Me dieron tantas ganas de abrazarla...! Cuando por fin bajó del camión de mudanzas y me presenté, me costó muchísimo soltarle la mano: habría querido sostenérsela para siempre. Quería que supiera que no estaba sola. Cualquiera que fuese el peso que llevara, estaba dispuesto a cargarlo con ella.

Puntuación


Colleen Hoover



Colleen Hoover empezó a escribir a los cinco años. Su primera historia, Mystery Bob, fue un gran éxito, según su madre. Colleen continuó escribiendo relatos para su familia y amigos hasta que decidió escribir una historia más larga en diciembre de 2011. La tituló Amor en verso y la autopublicó en Amazon. A los pocos meses se convirtió en todo un fenómeno y pasó a ser publicado por uno de los grupos editoriales más importantes de Estados Unidos, Simon y Schuter. Desde entonces Hoover se ha convertido en todo un referente para miles de lectores en el mundo entero.

6 jun. 2020

Reseña: El fabricante de muñecas

Ficha técnica


  • Título: El fabricante de muñecas
  • Autora: R.M. Romero
  • Editorial: Roca
  • Páginas: 256
  • Encuadernación: Tapa dura
  • Precio: 16,06
  • ISBN: 9788416700646
  • Año de edición: 2018




En la tierra de las muñecas existe la magia.
En la tierra de los humanos existe la guerra.
En ambos sitios existe el dolor.
Pero cuando se unen, existe la esperanza.
Karolina es una muñeca que vive en la Tierra de las Muñecas. Pero cuando el rey y la reina de su país son derrocados, Karolina será enviada a la ciudad humana de Cracovia, en Polonia, donde se encontrará reencarnada en una nueva muñeca de la tienda de juguetes propiedad de un veterano de la Primera Guerra Mundial, conocido como "El fabricante de muñecas", un hombre con un poder inusual y un pasado marcado.
La sonrisa y valentía de Karolina llevarán al fabricante a tramar amistad con un violinista judío y su hija. Pero su felicidad se ve truncada cuando los soldados nazis invaden Cracovia. Karolina y el fabricante se darán cuenta rápidamente de que sus amigos judíos están en grave peligro, y están decididos a salvarles por encima de todo, sin importar lo que pueda suceder.
Una novela destinada a convertirse en clásico que mezcla los cuentos de hadas y el folklore con la Segunda Guerra Mundial como telón de fondo. El fabricante de muñecas nos recuerda la importancia de la creatividad y del amor en tiempos de dolor y guerra.

Opinión personal

Después de que las ratas lograran someter a la población  de la Tierra de las Muñecas y derrocaran a los reyes que la gobernaban, Karolina tomó la decisión de abandonar el que siempre había sido su hogar para huir al mundo de los humanos a pedir ayuda. Allí conocerá al fabricante de muñecas, Cyryl, un veterano alemán de la Primera Guerra Mundial que reside en Cracovia y que es capaz de hacer magia con sus manos, de manera literal. Será él, junto a Jozef y Rena, quien le enseñe el significado de la verdadera amistad y el valor de sacrificarse por aquellos a los que amas. 

Durante su estancia en Cracovia, Karolina se dará cuenta de que su mundo y el del fabricante de muñecas son más parecidos de lo que creía, ya que en ambos existen la guerra y el dolor, la maldad y la tristeza. Pero también la bondad y el amor. 

El fabricante de muñecas es de esos libros que calan tan hondo que cuesta superarlos y llegas a amar con toda tu alma. Porque contiene una historia y unos personajes que quedan grabados por y para siempre en el lector. Y sí, he de admitir que, en un principio, lo comencé con miedo y sin tener las expectativas muy altas debido a que había leído opiniones muy diversas sobre él. Pero, como veis, ha acabado sorprendiéndome y haciéndome vivir y sentir cada situación por la que pasaban Karolina y sus amigos.
Narrado como un cuento, El fabricante de muñecas nos transporta a una época histórica muy dura  y que la mayoría conocemos muy bien a pesar de que nunca debió haber sucedido. Se trata de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, esta novela incorpora un elemento que le dará un toque diferente y novedoso: magia. En un principio, esto puede echar para atrás al lector debido a que puede parecer que los hechos históricos y la magia no son compatibles y puede restar credibilidad a los acontecimientos. Pero puedo asegurar que no llega a ocurrir porque la magia que aparece es suave y no está totalmente desarrollada, por lo que no resulta exagerada ni forzada. 

Respecto a la estructura, El fabricante de muñecas se divide en treinta capítulos más un epílogo que se van alternando entre la Tierra de las Muñecas y el Mundo de los Humanos, por lo que el lector llega a conocer a la perfección lo que ocurre en ambos lugares. 
Esta novela está narrada en tercera persona pero seguimos a la muñeca, lo que le aporta una visión inocente y pura. En ese aspecto, sentí que estaba en la piel de un niño que no entendía lo que estaba ocurriendo y dejaba volar su imaginación intentando darle una respuesta a la invasión o a las desapariciones, así como al desprecio de los alemanes. Esto me recordó en varias ocasiones a El niño del pijama de rayas, otro libro que recomiendo muchísimo y que merece totalmente la pena. 
La prosa de R. M. Romero, además, es sencilla, detallada, poética y adictiva, lo que sumado a los acontecimientos del libro, hace que no lo quieras soltar. 

En cuanto a los personajes, decir que los echaré infinitamente de menos y que me quedo con la bondad y la valentía de Cyryl, la curiosidad y la fortaleza de Karolina, el sacrificio de Jozef y la madurez y la inteligencia de Rena, hija del anteriormente citado. Estos dos últimos son los amigos judíos de la muñeca y el fabricante de muñecas. La historia gira sobre ellos cuatro y todos se han ganado un espacio en mi corazón. Son personajes muy entrañables y especiales que, repito, no olvidaré. 
Otro aspecto positivo de El fabricante de muñecas es el gran mensaje que transmite a lo largo de la trama y que Karolina resume en tan solo tres palabras: Siempre hay alternativa. Somos nosotros los que decidimos si participar en un acto, cerrar los ojos o ayudar aunque otros no lo hagan. Y es esto último lo que nos hace tener un poco de esperanza en la humanidad.

El final, a pesar de ser un poco previsible por el hecho de que sabemos casi todo lo que ocurrió en la Segunda Guerra Mundial, es desgarrador. Por mucho que intentes prepararte mentalmente durante todo el libro, es un final que te deja el corazón hecho añicos, pero con ilusión por el nuevo comienzo. En ese sentido, he de admitir que me hizo soltar alguna que otra lagrimilla pero valió la pena. Sin duda, fue una despedida que estuvo a la altura. Tanto es así que se ha convertido en uno de mis libros favoritos.

En definitiva, El fabricante de muñecas es una novela histórica con toques mágicos, folklore y unos personajes diferentes, especiales e inolvidables. Lo recomiendo muchísimo, sobre todo a los amantes de la Segunda Guerra Mundial que busquen una historia contada desde un punto de vista diferente. Pero también a todos aquellos lectores que, simplemente, quieran adentrarse en un libro especial, bonito y profundo. 

-¿Por qué? ¿Por qué ha hecho daño a tanta gente Brandt con su propio dolor?
-Eso es lo que hace la gente débil -dijo el Fabricante de Muñecas-. Tienen miedo, y hacen daño a los demás con ese miedo. Pero llega un momento en que no merecen ya nuestra compasión.

Puntuación


R. M. Romero




R.M. Romero es licenciada en Historia y en Escritura Creativa por la Universidad Sothern Maine. Bajo el pseudónimo "Marian Rosarum" su trabajo ha aparecido en revistas como Daily Science Fiction, Ideomancer, Abyss y Apex.

30 may. 2020

Reseña: La probabilidad estadística del amor a primera vista

Ficha técnica


  • Título: La probabilidad estadística del amor a primera vista
  • Autora: Jennifer E. Smith
  • Editorial: SUMA
  • Páginas: 272
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Precio: 4,68
  • ISBN: 9788483653159
  • Año de edición: 2012
¿Quién hubiera imaginado que cuatro minutos pueden cambiarlo todo? ¿Desde cuándo son puntuales los aviones a la hora de despegar?
Hadley ha llegado cuatro minutos tarde, lo que, bien pensado, no parece mucho: una pausa para la publicidad, el descanso entre dos clases, el tiempo que lleva calentar un plato precocinado en el microondas. Cuatro minutos no son nada.
Cierra los ojos solo un instante y, cuando los vuelve a abrir, el avión ha desaparecido.
Los caprichos del destino y las casualidades de la vida son el motor de esta conmovedora novela sobre lazos familiares, segundas oportunidades y primeros amores. Desarrollada a lo largo de 24 horas, la historia de Hadley y Oliver nos convence de que el amor verdadero puede aparecer en nuestras vidas cuando menos lo esperamos.

Opinión personal

Después de que su padre abandonara a su madre para mudarse a otro país con una nueva mujer, Hadley decidió que no quería volver a verlo. Pero tras un año cumpliendo esa promesa, ha llegado el momento de romperla. Su padre se casa y su madre la ha convencido para que vuele a Londres y asista a la boda como dama de honor. 

Hadley cree que será el peor día de su vida. Primero, porque ha perdido el avión que había reservado. Y, segundo, porque no quiere ver a su padre casándose con la mujer que lo separó de su familia. Lo que no imagina es que en el nuevo vuelo que le asignan, conocerá a una persona que hará que se olvide de todos sus miedos y le aportará las fuerzas suficientes para afrontar ese horrible acontecimiento. Pero, ¿puede alguien enamorarse en solo 24 horas?

La probabilidad estadística del amor a primera vista llevaba años en mi estantería, pero no me había decidido a leerlo hasta ahora debido a que, al desarrollarse en 24 horas, pensé que la historia que escondía en su interior me resultaría muy superficial y poco creíble. Sin embargo, me ha sorprendido encontrarme con una trama que no solo abarca el tema del amor, sino también otros muy importantes como los lazos familiares, el perdón, la sinceridad o la superación. De hecho, el libro se centra más en estos últimos temas que en el romance en sí. Esto es algo que me agradó porque le dio realismo al personaje de Hadley, la protagonista. Pude sentir su dolor y cuánto le costaba perdonar a su padre, con el que había tenido una relación muy tierna de la que nos irá dando detalles conforme vayamos pasando las páginas. Además, la historia en general está correctamente construida y desarrollada a pesar de ser una novela cortita y que transcurre en un breve espacio de tiempo. 

La probabilidad estadística del amor a primera vista nos deja un mensaje muy bonito a la par que importante y es que hay que dejar el orgullo atrás para ser capaces de aclarar las situaciones que nos molestan y poder perdonar, porque un día podría ser demasiado tarde para poder hacerlo. Asimismo, nos muestra lo valiente que hay que ser para actuar con sinceridad pese a las consecuencias que eso pueda acarrear. Porque, al final, la mentira siempre sale a la luz y puede ser mucho más doloroso. 

Respecto a la estructura, el libro se divide en 18 capítulos narrados en tercera persona que llevan por título las horas que van pasando desde que Hadley pone rumbo a Londres. Y, en cuanto a la prosa de Jennifer E. Smith, es sencilla, amena, refrescante y adictiva, lo que le aporta un ritmo muy ágil a la historia. Además, hace una increíble labor al desarrollar esta trama de manera tan completa y correcta, puesto que en ningún momento sentí que me faltara ni sobrara nada y tampoco que transcurriera demasiado rápido.

Los personajes, por otro lado, son sencillos pero llegas a empatizar con ellos a la perfección, ya que esconden miedos y cometen errores como cualquier ser humano. Pero, además, son muy dulces y cada uno guarda en su interior situaciones que los marcaron y que harán que los entiendas. Aunque a la que más llegamos a comprender es a Hadley, puesto que ella es a ella a quien acompañados en ese viaje que le cambiará la vida.

Otro aspecto positivo es que la relación entre Hadley y Oliver, el chico con el que coincide en el vuelo a Londres, va surgiendo poco a poco y en ningún momento llega a parecer que lleven una relación de años. Aunque como ya he mencionado anteriormente, al no centrarse especialmente en el romance, echaremos en falta un poco más de Hadley y Oliver juntos, puesto que en una buena parte de la historia este no aparece.

Respecto al final, es un poco abierto pero lo prefiero así para que quede creíble. Además, me gustó y lo vi ideal para esta historia, la cual disfruté muchísimo. 

En definitiva, La probabilidad estadística del amor a primera vista es una novela que, a pesar de transcurrir en 24 horas, tiene un buen ritmo y está perfectamente narrada. Asimismo, trata temas como los lazos familiares, el perdón y la aceptación, por lo que no solamente se centra en el romance. En ese sentido, lo recomiendo a todos aquellos lectores que busquen una historia emotiva, ágil, refrescante, sencilla y con unos personajes con los que se logra empatizar.

-Ya sabes lo que dicen -intervino su padre-. Si quieres a alguien, debes darle libertad.
-¿Y si no vuelve?
-Algunos lo hacen y otros no -contestó su padre dándole un pellizco cariñoso en la nariz-. Yo siempre volveré cuando me necesites.
-Pero tú no tienes luz -señaló Hadley, y su padre se limitó a sonreír.
-Cuando estoy contigo, sí.

Puntuación


Jennifer E. Smith





Jennifer E. Smith nació en Chicago, aunque estudió en Escocia (donde obtuvo un máster en escritura creativa en la Universidad de St. Andrews) y en la actualidad reside en Nueva York. Es autora de libros como La probabilidad estadística del amor a primera vista o La geografía entre tú y yo (Nocturna, 2018), del que Sony compró sus derechos cinematográficos. Respaldadas por la crítica y los lectores, las novelas de Jennifer E. Smith se han publicado en más de treinta idiomas.