27 abr. 2020

Reseña: La mano izquierda de Peter Pan

Ficha técnica


  • Título: La mano izquierda de Peter Pan
  • Autora: Silvia Herreros de Tejada
  • Editorial: Espasa
  • Páginas: 472
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Precio: 5,65€
  • ISBN: 9788467049152
  • Año de edición: 2017

En 1916, J. M. Barrie, el creador de Peter Pan, contrata a una nueva secretaria. Sin embargo, lady Cynthia Asquith no es una secretaria al uso. Aristócrata, musa de pintores, esposa de soldado, amante de un famoso autor, perteneciente a la hermandad de los frívolos y literarios Souls. Cynthia sueña con ser escritora en una Inglaterra en la que asoma un soplo de feminismo entre las rígidas convenciones sociales. 

Un siglo después, dos profesores -David, español, y Moira, norteamericana- investigan los manuscritos de Barrie y Cynthia en la Universidad de Yale y preparan su intervención para el congreso que conmemorará en Escocia los 150 años del nacimiento de Barrie. Entre académicos de postín y rencillas intelectuales, surge la rivalidad, pero también el romance.

Siguiendo la estela de las novelas de David Lodge y de A. S. Byatt, La mano izquierda de Peter Pan relata la historia de una mujer que, a principios del siglo XX, lucha por abrirse camino en un mundo de hombres, a la vez que traza un retrato hilarante de nuestra sociedad actual, obsesionada con el éxito, el amor y la eterna juventud.

Opinión personal

En 1916, el autor de Peter Pan, J. M. Barrie, contrata como secretaria a Cynthia Asquith, una fría aristócrata perteneciente a la hermandad literaria de los Souls que sueña con ser actriz y escritora en una época regida por convenciones sociales y en la que mayoritariamente prosperaban los hombres. Sin embargo, en el momento en el que Asquith aparece en la vida del Barrie, el popular autor comienza a padecer un bloqueo de escritor que hará que pierda su capacidad para crear nuevas obras. ¿Tendrá Cynthia algo que ver con eso?

En 2010, dos profesores, David, español especializado en Barrie, y Moira, norteamericana especializada en Peter Pan, ponen rumbo a la Universidad de Yale para averiguar la relación que tenían y cómo influyó Asquith en Barrie a través de sus documentos más personales. La recompensa a la respuesta más novedosa será la publicación de la biografía oficial del autor de Peter Pan a través de una intervención que tendrá que ser expuesta en el congreso que conmemorará los 150 años del nacimiento de Barrie en Escocia, lugar donde nació el autor. Debido a ello, durante la estancia de ambos en Yale, surgirán rivalidades, celos, crisis e, incluso, una pequeña atracción.

La mano izquierda de Peter Pan ha sido, sin duda, un gran descubrimiento. No soy fanática de Peter Pan ni sé mucho sobre Barrie, pero me daba curiosidad que en el libro apareciera otra faceta diferente de la vida del autor, ya que a parte de su infancia y la relación que mantenía con los Llewelyn Davies, de la cual hay muchas especulaciones, no sabía nada de cómo fue su vida después de escribir la obra que lo haría mundialmente conocido. Es por eso que fue una sorpresa encontrarme con la excelente labor de documentación que ha realizado su autora, Silvia Herreros de Tejada. Algo que no es de extrañar debido a que trabajó con los archivos personales de Barrie en la Universidad de Yale, lo cual se refleja en la propia obra. No obstante, esto no quita que se haya tomado algunas licencias para ficcionar situaciones debido a que es una novela.
Gracias a La mano izquierda de Peter Pan y a su autora, he podido conocer y saber un poco más de la vida de ese autor que todos conocen por Peter Pan, así como de Asquith, esa gran desconocida que influyó tanto en Barrie. De hecho, me transmitió tal pasión por estos personajes que estuve buscando más información sobre ambos, aunque, por desgracia, Cynthia sigue siendo una autora olvidada.

La mano izquierda de Peter Pan está dividida en dos líneas temporales. En una nos situamos en 1916, hasta el año 1937, y transcurre en Londres, mientras que en la otra nos encontramos en 2010, conociendo el campus de New Haven y las zonas más turísticas de Escocia. Por otro lado, el libro está narrado en primera persona desde el punto de vista de David, Moira y Cynthia, por lo que los capítulos se irán alternando entre ellos. Esto me agradó porque así vas conociendo en profundidad a los tres mencionados anteriormente: sus ambiciones, miedos, inseguridades, etc. Además, la escritura de Silvia Herreros es cuidada, detallada y adictiva, lo que hace que sigas queriendo leer un capítulo tras otro. Sin duda, no me arrepiento de haberle dado una oportunidad.

Respecto a los personajes, he de destacar el desarrollo y la evolución de los mismos. Logran que empatices, que te sientas identificado con ellos en ciertas situaciones y, asimismo, te hacen reflexionar sobre muchos temas, como por ejemplo, la maternidad, que no todo el mundo está preparado para tener un hijo ni tiene ese deseo, o la eterna juventud, aquella que tanto anhelamos mientras dejamos escapar el tiempo sin ni siquiera aprovecharlo, entre otros muchos.
Entre estos personajes encontramos a David, un profesor frustrado y especializado en Barrie. Es una persona obsesionada con triunfar, dependiente, solitaria y con una familia desectructurada. Sin duda, hubo muchos momentos en los que me compadecí por él, por no darse a valer y por la familia que le había tocado. Sin embargo, es un personaje que va evolucionando mucho a lo largo del libro y va dándose cuenta de lo que realmente quiere en su vida, y que a veces no todo vale por triunfar.
Moira, por su parte, es una profesora especializada en Peter Pan y obras feministas, por lo que no desaprovecha su beca en la Universidad de Yale para descubrir a la gran desconocida Cynthia Asquith. Moira es una mujer ambiciosa, inteligente y constante, aunque a veces llega a ser algo soberbia. Aún así, es un personaje real, con inseguridades y con miedo a la etapa de los cuarenta años, así como a lo que le deparará el futuro. Es una persona que a veces no sabe lo que quiere, ni cuándo lo quiere, ni de qué manera, pero supongo que eso es lo que le aporta realismo: esas dudas que todos hemos tenido en algún momento de nuestra vida. Aunque me sentí decepcionada con su decisión al final del libro.
Por último, encontramos a Cythia Asquith, una fría aristócrata con una belleza desbordante y musa de muchos artistas. Con este personaje tengo sentimientos encontrados, puesto que había momentos en los que intentaba entenderla pero no había manera, era como si no tuviera sentimientos. Sin embargo, el cariño que le tenía a Barrie era desbordante y su relación con el mismo me pareció muy tierna. Cynthia es un personaje que a veces odias y otras comprendes, hasta que asimilas que la sociedad en la que vivía la hizo así al no darle opción a elegir, eso sumado a que también había sufrido las consecuencias de la Gran Guerra y había perdido a personas importantes. No obstante, me gustó mucho este personaje, puesto que tenía aspiraciones, frustaciones, deseos, miedos... Me pareció una mujer muy fuerte y reivindicativa.

En cuanto al final, creo que no habría otro mejor. Aunque un poco agridulce, ha sido realista y me ha dejado una buena sensación. Me habría gustado que ciertos personajes hubiesen reaccionado de otra manera, pero creo que ha sido mejor así. Además, es un final cerrado y reflexivo. Me dio mucha pena despedirme de Barrie y Asquith sobre todo, ya que les había cogido un cariño especial. De hecho, estuve unos días resistiéndome a leer los últimos capítulos porque no quería hacerlo, pero al final no pude resistirme.

En conclusión, La mano izquierda de Peter Pan es una novela con una labor de documentación increíble, unos personajes realistas y bien desarrollados y una historia bonita, llena de sentimientos y también de fantasmas del pasado. Con una narración detallada y cuidada y una estructura que alterna la visión de los tres personajes principales para que comprendamos mejor la historia y a ellos mismos. Sin duda, es una novela que recomiendo tanto a aquellos que conocen a Barrie como a los que sienten curiosidad por saber sobre el autor.

-Me haces sentirme como un viejo.
-Me refiero a que no hace falta escribir más -casi le reprochó Cynthia-. Serás recordado para siempre.
-¿Tú crees? -preguntó Barrie, indefenso.
Cynthia no pudo evitar sentirse ofendida. En circunstancias como esta, Barrie no le parecía atractivo, sino otra vez un hombre diminuto, incompleto, sediendo de lisonjas. Suspiró hondo, pero trató de insuflarse de amabilidad femenina.
-No vaya a discutir sobre lo obvio. -sonrió-. Yo sí que no seré recordada... ¿Y qué?   

Puntuación



Silvia Herreros de Tejada

Silvia Herreros de Tejada (1975) es licenciada en Filología Inglesa, máster en Literatura Comparada y doctora en Estudios Fílmicos. Autora del ensayo Todos crecen menos Peter (Lengua de Trapo, 2009, vii Premio de Ensayo Caja Madrid) y de las obras teatrales Perdidos en Nunca Jamás (2013) y Pan y los Nadies (2016), ha recibido becas para estancias de investigación en UCLA y en Yale, donde trabajó con el archivo personal de J. M. Barrie. Es también diplomada en Guion Cinematográfico y ha sido guionista y directora de documentales para TVE y Canal Plus. Profesora en la Universidad Nebrija y en la Escuela de Cine de Madrid (ECAM), cofundó la compañía de teatro La Abducción. Colabora en los monográficos literarios del programa de radio Carne Cruda. La mano izquierda de Peter Pan es su primera novela.

24 abr. 2020

Reseña: La balada de Max y Amelie

Ficha técnica


  • Título: La balada de Max y Amelie
  • Autor: David Safier
  • Editorial: Seix Barral
  • Páginas: 381
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Precio: 18,00€
  • ISBN: 9788432234323
  • Año de edición: 2018
La existencia de Cicatriz, una perrita salvaje y solitaria que malvive en un vertedero de Nápoles, da un vuelco cuando conoce a Max, un perro doméstico que le habla de una vida que ella jamás ha conocido: feliz y al cuidado de bondadosos seres humanos. Ambos emprenderán una aventura épica para sobrevivir y encontrar su lugar en el mundo, y descubrirán que solo existe cerca de aquellos a quienes amas; donde se encuentra, en definitiva, tu corazón.

Opinión personal

Cicatriz es una perrita que ha pasado toda su vida en un vertedero. Allí, junto a sus hermanos, tuvo que aprender a cazar para poder llevarse algo de comida a la boca, así como a buscar lugares donde poder dormir sin ser atacada por las ratas. Su vida nunca ha sido fácil.

Cicatriz, además, nunca había visto mundo más allá de ese recinto, por lo que tampoco había tenido contacto con otro animal que no perteneciese a su manada. Sin embargo, esto cambia cuando un perro de gran tamaño llega al vertedero mientras unos pequeños humanos intentan acabar con él. En ese momento, Cicatriz, impulsada por algo que no comprende, acude a su rescate y comienza una aventura de supervivencia junto a él. Su nombre es Max y sus amos siempre le han dado todo lo que ha necesitado.

Debo comenzar admitiendo que estoy completamente fascinada con este libro. La balada de Max y Amelie es una obra muy original que contiene una de mis grandes debilidades: los animales. Pero no es una novela en la que aparezcan de forma secundaria, sino que son los personajes principales. De esta manera, iremos descubriendo cómo se comunican, cómo se sienten, como reaccionan ante lo desconocido y cómo se dejan llevar por sus instintos más primarios. Aunque también seremos espectadores de la bondad, la inocencia y la fidelidad que los mueve, tres características que conocemos todos los que tenemos perritos. Es por eso que te tocará la fibra sensible y, además, te hará sonreír en muchos momentos y cuestionarte si realmente ven el mundo de esa manera.

La balada de Max y Amelie es un libro adictivo que, en mi caso, terminé en un par de días. Esto se debe a que, sumado a la intriga que compaña a la historia, la novela está narrada en primera persona desde el punto de vista de Cicatriz, lo cual aporta un toque inocente y gracioso. Además, David Safier, su autor, consigue gracias a esta táctica que nos pongamos en la piel de la perrita y veamos el mundo como ella lo ve: peligroso y desconocido. A esto también hay que añadir la pluma de Safier, la cual es sencilla, bonita y ligera, lo que hace que vayas pasando páginas sin que te des cuenta.

Respecto a los personajes, encontramos a Cicatriz, una perra de tamaño mediano que siempre ha estado marcada por la tragedia. Su nombre se debe a una gran cicatriz que tiene en la zona donde debería estar uno de sus ojos, lo cual le ha creado una enorme inseguridad. No obstante, también la ha hecho fuerte, desconfiada e independiente, aunque en el fondo es una perrita noble y de buen corazón.
Max, por el contrario, es un perro de gran tamaño que nunca ha conocido las dificultades de la vida. Ama a sus dueños y estos le han dado todo lo que ha necesitado. Sin embargo, cuando es abandonado y conoce a Cicatriz, se dará cuenta de que el mundo está lleno de peligros y que para sobrevivir hace falta dejar a un lado la bondad.

La relación que surge entre Cicatriz y Max es progresiva, va surgiendo poco a poco y está llena de cariño, comprensión y miedos. Esto último es lo que le aporta realismo y credibilidad, ya que, al fin y al cabo, ninguna relación es perfecta y a veces surgen dificultades que ambos deben aprender a superar. En ese sentido, me ha encantado que el autor lo haya reflejado también en esta pareja, la cual demuestra lo que es el amor de la forma más pura e inocente.

En conclusión, La balada de Max y Amelie es un libro que recomiendo a todo aquel que ame a los animales, puesto que narra la historia de dos perros que, a través de una aventura llena de dificultades, nos demuestran lo que es la verdadera amistad y el verdadero amor. Además, en su interior guarda una enseñanza que demuestra que siempre hay que luchar, acompañada de una trama llena de tragedias, intriga, historias y venganza narrada en primera persona por Cicatriz. Y con unos capítulos que harán que quieras más y más, hasta darte cuenta de que esta maravillosa novela ha llegado a su fin.

Y pronunciado por él, mi nombre no parecía una herida, una mutilación o algo por lo que no merecía vivir, sino tan solo un nombre como cualquier otro. Como Rasca, Pequeño, Lobo.

Puntuación


David Safier

Nació en Bremen en 1966. Maldito karma (Seix Barral, 2009), su primera novela, ha sido un éxito en todo el mundo y lleva casi sesenta ediciones en español. Jesús me quiere (Seix Barral, 2010), Yo, mi, me... contigo (Seix Barral, 2011), Una familia feliz (Seix Barral, 2012), ¡Muu! (Seix Barral, 2013), 28 días (Seix Barral, 2014), Más maldito karma (Seix Barral, 2015) y Colorín Colorado... Tú (Seix Barral, 2017) lo han confirmado como uno de los autores más divertidos y entrañables del panorama literario europeo. Sus obras han vendido cinco millones de ejemplares en Alemania y están publicadas en más de treinta países. En reconocimiento a su éxito en España ha recibido la pluma de Plata de la Feria del Libro de Bilbao.

23 abr. 2020

¡Vuelven las reseñas!

¡Hola, lectores/as!

Escribo esta entrada para comunicar que, después de unos años de mucho ajetreo, vuelvo al blog. Me costó mucho dejarlo atrás en su momento, pero creo que fue lo mejor, puesto que no tenía el tiempo suficiente para dedicarme a él y comencé a verlo como una obligación. Así que me complace informar de que, después de un tiempo pensándolo, vuelvo con más ganas que nunca. He echado muchísimo de menos este mundo y compartir mi opinión con todos los que me leéis. 

La actividad del blog se centrará en las reseñas literarias, aunque de vez en cuando encontraréis reseñas cinematográficas de algunas adaptaciones. También tengo pensado realizar entrevistas a determinados autores para que podáis conocerlos mejor, tanto como personas como escritores. Y puede que también añada algún tag literario y recomendaciones, entre otras cosas. Cabe mencionar, además, que estoy abierta a sugerencias, ya que todo lo que me propongáis será bienvenido. Porque, al fin y al cabo, todo esto no sería posible sin vosotros, las personas que dedicáis un poco de vuestro tiempo a leerme. ¡Muchísimas gracias! 😄