27 jul. 2015

Reseña: Zombies de Leningrado

Ficha técnica


  • Título: Zombies de Leningrado
  • Autor: Javier Cosnava
  • Editorial: Dolmen
  • Precio: 17,96€
  • Páginas: 304
  • ISBN: 9788415932956
Más de un millón de personas murieron de hambre, fueron devoradas o parcialmente comidas. Muchas más que en la mayoría de las novelas zombis.Hasta el último suceso está basado en hechos reales, con nombre y apellidos. Salvo un par de personajes inventados, que no conviene revelar para no desvelar la trama, el resto existieron realmente y vivieron el infierno de Leningrado. Descubre ahora cuál fue su destino.


Opinión personal

En 1942, Catarina y Tania vivieron en primera persona el asedio de Leningrado por parte de Alemania y el caos que ésto ocasionó. Los alimentos escaseaban y miles de personas morían cada día de hambre, pero otras muchas luchaban por seguir viviendo, llegando, incluso, a comerse a sus propios hijos y mascotas. Otras tantas, sin embargo, se dedicaban al contrabando de personas o al robo cartillas de abastecimiento, lo que, todo en conjunto, convertía Leningrado en un infierno en el que era muy difícil sobrevivir.

Catarina y Tania, dos niñas huérfanas, tratan de escapar de un grupo de Masticadores cuando son rescatadas por Anatoli Kubatkin, uno de los miembros que componen el cuerpo policial Antimasticadores, cuyo fin es intentar mantener un cierto control en la ciudad. A partir de ese momento, el policía luchará por ellas y tratará de buscarles un hogar, aún sabiendo que es casi imposible en todo ese infierno. Así, juntos recorrerán las calles de Leningrado y serán testigos de las atrocidades que el ser humano es capaz de llevar a cabo por tal de sobrevivir.


Desde el principio intuimos que Zombies de Leningrado va a ser una novela dura, cruda y difícil, como las vidas de todas aquellas personas a las que les tocó vivir la Segunda Guerra Mundial. Y, en efecto, así es, ya que el libro, además de estar narrado de una forma minuciosa y detallada, viene acompañado de imágenes reales, mostrándonos, en este caso, las condiciones extremas en las que vivían los habitantes de Leningrado. Ésto último me pareció muy original, ya que las fotografías solían hacer referencia al capítulo que habías terminado y te hacían ver que esas cosas sucedieron realmente, que no es sólo ficción. Aún así, habían algunas que causaban malestar, pues transmitían la crudeza de la época. Por ello, no lo recomiendo a personas muy sensibles, ya que, además, contiene bastantes escenas sangrientas, mostrándonos la crueldad del hombre y la locura a la que es capaz de llevarlo la hambruna y la lucha por la supervivencia.

En cuanto a los zombies, no son exactamente los que acostumbramos a ver o imaginar, ya que no están muertos ni reviven. Realmente, son personas desnutridas que se niegan a aceptar la muerte y recurren a aquellas ideas que una vez les parecieron descabelladas: alimentarse de cadáveres o de personas vivas, ya sean familiares, vecinos o desconocidos. En este contexto, podemos distinguir dos tipos de masticadores: los come-cadáveres, quienes se caracterizan por su lentitud, pues hace tiempo que perdieron la energía que les quedaba y es por ello que tienen que conformarse con los restos; y los come-personas, los cuales son capaces de correr porque, debido a la situación de locura a la que los ha llevado el hambre, han ido alimentándose de las personas de su entorno. Éstos, sin duda, son los que más se parecen a los zombies, pues no piensan ni se cuestionan nada, a excepción de devorar a sus víctimas. 
Al principio creía que esta novela no me iba a gustar tanto si los zombies que aparecían en ella no eran los clásicos, pero, desde luego, me equivoqué, ya que, con Zombies de Leningrado, he podido comprobar que los seres humanos en condiciones extremas podemos llegar, incluso, a ser más aterradores que los propios muertos vivientes.

Zombies de Leningrado está narrado en primera persona por Catarina, una niña de quince años que, a pesar de su corta edad, muestra una gran madurez. Así, será ella la que nos describa la situación que está viviendo su grupo, pues, además de la lucha de Anatoli por buscarles un hogar a Catarina y Tania, iremos descubriendo que se ha colado un espía alemán y se ha perdido la información, por lo que ellos serán los encargados de recomponer la poca información que tienen. Como consecuencia, habrán momentos de dudas y de tensión, ya que no podrán fiarse ni de su propia sombra.

Respecto al ritmo de la novela, es ágil y ameno, pues está compuesto de capítulos muy cortos. Además, contiene bastante diálogo y sus descripciones son sencillas, lo que logra meternos en la historia desde el comienzo. 
Asimismo, otro punto a destacar es el giro de la trama, el cual me dejó muy sorprendida porque no me lo esperaba para nada. No diré nada más respecto a él, pero creo que describe bastante bien la crueldad de la época.

En cuanto al final, he de decir que me pareció un poco rápido, pero me sorprendió y dejó bien cerrada la novela. Lo que quizás no me gustó en su momento fue que se alternaran el presente y el pasado, ya que creía que estaba dando pistas sobre lo que pasaría en la historia, pero, sin duda, no fue nada de lo que imaginé, por lo que el final que no me dejó indiferente.


Los personajes de Zombies de Leningrado están divididos en dos grupos: reales y ficticios, pero no llegaremos a saber si pertenecen a un grupo u otro hasta el final, para así no revelar lo qué fue de ellos. 
Aparte de Catarina, entre dichos personajes nos encontraremos a Tania, una niña de diez años que, a pesar de todo lo que ha vivido, sigue conservando algo de su inocencia, pues siempre va acompañada de su muñeca y de un diario en el que anota todo los sucesos de los que va siendo testigo.
Por otro lado, tenemos a Anatoli, un policía perteneciente al cuerpo policial Antimasticadores muy bondadoso y soñador, que cada día lucha por restablecer ese infierno en el que se ha convertido Leningrado, arriesgando su vida para ello. 
Y Dimitri, compañero y mejor amigo de Anatoli a pesar de ser bastante diferente a él. 

En conclusión, Zombies de Leningrado es una novela real, dura y difícil, contada desde el punto de vista de Catarina, una niña de quince años de gran madurez. Con unos seres escalofriantes y unos personajes a los que se les coge mucho cariño, además de un final sorprendente.
Hay un momento para vivir y un momento para morir.
Y Leningrado es el lugar y el momento justo donde Rusia, el continente entero, la humanidad entera... han venido a morir.

Puntuación


Javier Cosnava

(Hospitalet de Llobregat, 1971). Escritor y guionista residente en Oviedo. Ha publicado en papel 4 novelas como escritor, 5 novelas gráficas como guionista y ha colaborado en 9 antologías de relatos: 7 como escritor y 2 como guionista.

A finales de 2006 comienza la colaboración con el dibujante Toni Carbos; fruto de este empeño publican en diciembre de 2008 su primera obra juntos: Mi Heroína(Ed. Dibbuks). En septiembre de 2009 publica Un Buen Hombre (Ed. Glenat),un álbum de cómic sobre la urbanización donde vivía los SS, al pie del campo de exterminio de Mauthausen. Y un mes más tarde, su primera novela: De los Demonios de la Mente (Ilarion, 2009). Paralelamente, recibe una beca de la Caja de Asturias para la finalización de Prisionero en Mauthausen, álbum de cómic que fue publicado en febrero de 2011 por la editorial De Ponent.

También es autor de la novela de corte fantástico: Diario de una Adolescente del Futuro (Ilarion, Diciembre de 2010) y 1936Z, ( Suma de Letras, noviembre 2012). Su última publicación fue en marzo del 2015 : Monsieur Levine, su primera novela gráfica en Francia.

Ha ganado más de treinta premios literarios, entre ellos el premio ciudad de Palma de Novela Gráfica en 2013 con Las Damas de la Peste, publicada en el 2014.

*Gracias a la editorial por el ejemplar. 

10 comentarios:

  1. Buf, le tengo unas ganas increíbles a este libro ^^

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Me alegro que te haya gustado tanto el libro, yo la verdad es que no lo veo para mi...
    Un besito

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Novela dura, por lo que veo, pero me atrae. Me la apunto, así que no leo muy a fondo la reseña para ir despejada a por ella. Muchas gracias por la reco.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Estefanía! ^^

    Y con esta entrada ya estoy al día ^.^ Creo que ya te he comentado alguna vez que los zombies no son mi fuerte. Lo he intentado un par de veces, pero nada, no hay manera. Eso sí, debo reconocer que aunque no soy una gran amante de la historia, la novela me ha llamado muchísimo la atención. Quiero decir: el hecho de que no sean los zombies tipo a los que se nos ha acostumbrado me gusta. Y mucho. Me gusta que haya un punto de credibilidad. Como bien dices, el ser humano puede llegar a ser sorprendentemente cruel en situaciones extremas y, ¿qué hay más extremo que pasar hambre? Entiendo que es una novela dura y que probablemente se me pondrían los pelos de punta leyéndola, pero si me cruzo con este libro le daré una oportunidad sí sí o sí :)
    La historia de las dos pequeñas me parece realmente dura y triste, aunque espero que al final todo les vaya bien :') Sobre los dos tipos de "zombies"... Me han parecido realmente curiosos. Supongo que los que comen carne humana acaban comiendo cadáveres después de una temporada sin encontrar víctimas vivas, pero, vamos, que me parece terrorífico. A mí alguien me mira como si fuera un filete de carne y me muero de miedo jajajajaja
    Me alegro de que te haya gustado tantísimo la novela :D La reseña, como siempre, está genial ^.^
    ¡Un besazo muy grande y feliz martes! :)
    PD: Yo no sé tú, pero a mí cualquier día me da un golpe de calor. Madre de Dios, ¡qué horror! jajajajaja

    ResponderEliminar
  5. Pues pese a la buenísima puntuación creo que no me voy a animar con una historia tan dura. Gracias por la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola! la verdad es que no conocía este libro, quizás en mi país no está ya que últimamente no hay nada... Pero wow que me llamó mucho la atención, soy amante de la historia y más aún de la historia trágica, creo que el autor fue muy ingenioso al utilizar ese nombre para el título, no hay nada mejor que describirlos como Zombies, la verdad me dejas con unas terribles ganas de leer un ejemplar, y aún más si la escritura es ágil y amena, eso suma muchísimo más, en fin, no conocía tu blog, pero te sigo y te invito al mío, un abrazo enorme :3 ♥

    ResponderEliminar
  7. No he leído nada de zombies con lo cual, este mundo es nuevo y la verdad es que no me llama la atención. Me imagino que un día de estos me anime a leer de todo y esté esto incluido pero por ahora no. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. No es para mí, no me van las novelas duras
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola! Me intriga que no se puedan decir cuales son reales y cuales ficticios para no saber su historia. No sé me intriga todo en este libro, me lo apunto :D
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  10. No tiene mala pinta, pero es que el nombre de "Masticadores" me quita todo lo serio del libro.. xDDD no creo que lo lea

    ResponderEliminar